martes, 31 de marzo de 2015

Que nos gusta un tobogán!

Buenos días! Ya huele a Semana Santa! Incienso, cirio, las flores de los pasos...

Las torrijas...

(No, torrijas no. 300 calorías cada una. Torrijas caca)

Ayer fue un LDM (lunes de m...) en toda regla. Toda la mañana sin teléfono ni internet, toda la tarde currando a piñón. 

Menos mal que luego teníamos entrenamiento de RC.

"Toboganes", ponía en el planning. 

"Serán cuestas" pensamos.

Pues si y no. 

Eran series...en cuesta.

La muerte. Pero esta vez de verdad. 

Primero calentamos, claro, y por fin llegamos a una zona con una cuesta larga, al lado de una zona oscura que se usa para... Como os lo explico...Mira, este gif lo resume bien:

pum y hasta luego...


Los runner cortarrollos, nos llaman.

En fin, a lo nuestro.

Cada serie era subir y bajar, con un minuto-minuto y medio de recuperación. Hicimos cuatro y media: La primera y la tercera era subir flojo bajar rápido, la segunda era subir rápido y bajar flojo, la cuarta subir mitad flojo mitad rápido y bajar igual, y el bonus track fue una última subida en progresion.

13 farolas. Ay. A cada farola había que apretar un pelín, y acabar esprintando. 

Esprinté, claro. Todo lo rápido que me dieron mis patas de tortuga. Y me dejé el corazón y los pulmones. 

Qué felicidad.



En serio. Felicidad. Cuando te dejas el corazón y los pulmones, cuando sabes que has dado todo lo que podías, cuando te has vaciado en el intento, la sensación (cuando por fin recuperas el aliento) es alucinante. De subidón.



Y no me cansaré de repetirlo, cuando además tienes la suerte de tener un entrenador y unos compañeros tan geniales que no hay palabras para describirlos, todo sale mejor. 

26 días para la media. Ésta que os escribe cierra por vacaciones hasta el lunes. 

Pasadlo bien, descansad mucho y nos vemos a la vuelta!










lunes, 30 de marzo de 2015

4 semanas 4


Buenos días. Buenas tardes. Odio los lunes.

Dicho esto, comenzamos.

Menuda mañanita. Llego a la oficina y no hay teléfono, no hay internet, no hay ná! Se había roto un cacharrejo y hasta la una no han venido a cambiarlo, pero por fin funciona todo otra vez, menos mal.



Esta mañana, en el tren, os había escrito un super-post-de-lunes desde la aplicación de blogger del móvil, y cuando he ido a publicarla desde el móvil, no estaba!

Conspiración judeo-masónica? Error de blogger? No guardé el borrador?

Yo voto por conspiración. Fijo.



El caso es que he engullido como los pavos y aquí estoy, en el ratillo que me queda de descanso, dispuesta a repetir el post. Todo sea por vosotras, amigas!

Cuatro semanas. 27 días para la media. Modo hiperventilación ON.

Dentro de nada estaré con mi medalla en la mano posando con una sonrisa de oreja a oreja, en el Retiro, muerta pero feliz. 

Esto es lo que me repito constantemente para que se me pasen los nervios mortales y las ganas permanentes de ir al baño.

He estado pensando en estas semanas que quedan y creo que he de apoyarme en tres pilares fundamentales: entrenamiento, nutrición y motivación.

Entrenamiento: obvio. Tengo que cumplir con el planning de Jose para llegar lo mejor posible a la carrera. Llevo dos semanas cumpliéndolo a rajatabla, y pienso seguir así, a ver si no me surge nada/me pongo mala/decido caerme y hacerme otro esguince.

Nutrición: mi talón de Aquiles. Tengo que apoyarme en mi nutricionista, ya no para adelgazar lo más posible en estas cuatro semanas (que también) sino para llegar lo más "limpia" que pueda. Y los fines de semana se me hace muuuy complicado. Entre semana soy un angelito de la nutrición, mis comidas caseras, mis medias mañanas y medias tardes, mis frutitas, mis yogures. Pero llega el fin de semana y me pongo el traje de engullidora. Tengo que controlar eso. Una cosa es la comida trampa semanal y otra el finde trampa. No puede ser. 

Motivación: Tengo que estar al 100%. Porque va a ser duro, porque me va a costar, porque a lo mejor el día de la carrera me dan ganas de irme con mis compis que van a hacer 10k en vez de seguir adelante con la media, porque va a hacer calor, me van a doler las piernas y me voy a querer morir. Así que necesito focalizar mis ansias en una meta determinada.

En mi caso está clara no, clarísima:




Quiero ser uno de esos. Algún día. En unos años. Y para llegar a la Maratón tengo que pasar por la media. Hay que superarla. 


Por todo esto, ayer cogí el tren y me planté en Atocha en vez de quedarme en la cama, que era lo que realmente me apetecía. El sábado había estado con el costillo en un restaurante Hindú, pedí el plato más picante de la carta, y aunque estaba muy bueno, me pasó factura. Qué dolor. 

Conseguí levantarme y arrastrarme hasta la ducha, un omeprazol y me empecé a encontrar mejor. Habíamos quedado pronto para animar a los que corrían la Media de Asics, pero llegamos a los últimos.

Aunque bueno, por otra parte, los que más ánimos necesitan son los que van los últimos no? 

Después de la carrera, la culebrilla, el mostoleño y yo pusimos rumbo al Retiro. Objetivo: dar tres vueltas, el equivalente a 12k. Mi primera tirada larga.

Ilusión y miedito a partes iguales. 

Bueno, iguales iguales no. Ganaba el miedito.

Llevamos preparados nuestros geles y nuestras botellitas de agua a consumir en el km. 6. Runtastic On, y adelante!

Enseguida mis compis tiraron más rápido y me vi sola, menos mal que ya me lo imaginaba, llevaba los auriculares enganchados con el Spotify. 

cacharros del infierno

La primera vuelta fue bien, como siempre sufriendo los dos primeros kilómetros, luego  ya mejor. La segunda vuelta iba más o menos, pero con dificultades por el calor y la cantidad de gente-patines-patinetes-cacharrosdelinfierno-bicicletas-niños-viejos que había.


Hola, soy un gel, estoy espeso
 y doy mucha sed




En el kilómetro 6, me tomé el gel, como una niña buena. Era de chocolate y tenía cafeína, pero no sentí el chute de energía como cuando me tomo un buen café solo, ni estaba tan bueno como pensaba. Malo tampoco. Rarillo. Muy denso. 








Lo tomé como me habían explicado, traguito de gel, traguito de agua, y así, con el cuidado de dejarme para el final un trago largo de agua. 

Iba con miedo de que me diera flato o que me entraran muchas ganas de ir al baño, pero tuve suerte. Lo único es que al poco me empezó a entrar muchísima sed. 

Pero mucha mucha. 

Empecé la última vuelta con la boca como un adoquín y un calor de mil demonios. Cuando llegara al kilómetro 10 empezaría una nueva etapa en este mundo runner, ya que nunca había corrido tanta distancia, y, en la vuelta al retiro, la primera mitad (lateral de Alfonso XII desde el Ángel caído, dirección puerta de Alcalá, y la mitad del lateral de Menéndez Pelayo) la odio y la segunda (Resto de Menéndez Pelayo, Paseo de Coches, la Rosaleda, cuesta del Ángel) me gusta, así que pensé: 

"sólo tengo que llegar a los 10k, superar estos dos kilómetros que no me gustan ni un pelo, y disfrutar los otros dos, pensando que me estoy superando a mi misma. "

Y me puse a ello. Me costó un montón, porque no noté ninguna fuerza espectacular tipo Popeye o Asterix con el gel. Claro, que lo mismo el gel me libró del temido hombre del mazo...a saber. El caso es que llegué al kilómetro 10. 

Si dijera que desde ahí todo fue un paseo, mentiría. Pero ahí si que me vi capaz de continuar. Fui escribiendo mentalmente el blog en mi cabeza, la entrada del día después de la media, incluyendo mi foto con la medalla, y agradeciendo a todo el mundo: a RC, al Costillo, a Alma, a Luis, a Burgue, a mi familia, al mostoleño, la mensajera, la culebrilla, toooodos los compis...y con ese pensamiento llegué a la cuesta (abajo) del Ángel, donde me esperaban tirados en el césped. Ya habían estirado y todo. Habían pasado por la meta de la media, a robar coger plátanos y todo! 

(Luego me enteré que no habían corrido los 12k, se habían quedado en 8, creo, porque siguen lesionados los pobres, pero poco a poco se irán poniendo mejor y ahí estarán, dándolo todo en la media y esperándome en la meta, porque llegarán mucho antes que yo!)

Estiré, maldecí al gel del demonio por dejarme totalmente deshidratada y nos fuimos a reponer líquidos con una cervecita.

Resumiendo, una meta más superada. Con mayor o menor dignidad (tardé 1h40' en completar los 12k) pero superada. 

Pasito a pasito, va la tortuguita. 

Hoy tenemos entrenamiento con RC. Creo que la cosa va de toboganes. Mañana os cuento!













viernes, 27 de marzo de 2015

Viernes de cumple costillero!

Viernes! 

Y además hoy es el cumple del costillo! 



(Y hoy hace quince años de nuestra primera "cita", pero eso es otra historia, amigas...)

Ay, mi costillo, qué sería de mi sin él! 

Como dice el temazo de The Turtles: 

"I can't see me loving nobody but you for all my life"



Y paso a otra cosa, que me pongo intensa. 

Quedan 29 días para la media. 

AAAAAAAAAAAAH!

Ya, ya se pasa, ya se pasa.

Es que hiperventilo cuando lo pienso. 

Necesito un poquito de motivación extra:

video


Vale, esta no era. Pero como mola, lo dejo. Ea.






Ahora si.

El último va dedicado sobre todo a mi culebrilla y mi mostoleño, que andan lesionados todavía, ánimo!

Mi fin de semana va a ser intenso, para no variar. Hoy viene casi toda la family a celebrar el cumple. Qué significa esto? Comida, comida y comida. A ver si logro controlarme un poco.

De tanto comer voy a empezar a soñar con bacon


Mañana el costillo tiene que cobrarse su regalo por mi parte (que es un tatuaje, soy una esposa molona) y el domingo por la mañana es la media de Asics! 

Se ve que se ha decidido en algún momento que no me van a dejar dormir ningún domingo más, así que, aunque no tenemos carrera, hemos quedado unos cuantos en la tienda de Running Company para animar a los que corren. Así que a la 9:30h estaré por allí, tomando café dándolo todo. Después, si la culebrilla está en condiciones, me acompañará a mi primera "tirada larga", que son 12k. 

Lo que vienen siendo 3 vueltas al Retiro. 

Hace poco me di dos, así que una más no me matará. No?

Tenemos que probar los geles, así que me he comprado uno. De chocolate. Cualquier excusa es buena.

El lunes os cuento qué tal me sientan, me llevaré las llaves de la oficina por si tengo alguna "emergencia". 

Feliz finde!













jueves, 26 de marzo de 2015

Juergues soleado

"Vamos a jugar en el sol...todos los días son días de fiesta..."



Hoy me acordaba de este temazo noventero...la de noches que habremos bailado a su son...

Empiezo nostálgica, amigas...

Y es que cada día que pasa parece más primavera! Sale el sol, la semana que viene suben las temperaturas...y yo soy feliz.

Veremos si para correr me gusta tanto el sol o prefiero el frío. 

(Me da a mi que lo segundo, pero bueno, a ver cómo van surgiendo las cosas)

Ayer tuve entrenamiento, nos fuimos superman y yo a enfrentarnos cara a cara con las series.

Qué frío. Y qué aire.

Lo del marzo ventoso, ya tú sabes.

Casi me quedo pajarito esperando en la puerta del retiro. Un poco más y superman me encuentra en plan Elsa, castillo de hielo en ristre cantando aquello de "el frío nunca me molestooooo"

Selfie!


Se me va. Lo se.

Pero por fin superman llegó, aunque sin capa, y empezamos el entrenamiento. 30 minutos de carrera suave, en los que recorrimos los 4k de la vuelta al retiro, para a acontinuación acercarnos a la recta de 500 para las series.

Menos mal que sólo me habían puesto cuatro. Una más y muero por el camino, de agotamiento o arrollada por los patinadores, que no tenían ayer más parque que esa recta para entrenar. En fin. 

Con poca dignidad acabamos las series, 4x500 con 1' de recuperación entre ellas, y ya sólo nos quedaron 10 minutejos de trote hasta la puerta del retiro otra vez, y los estiramientos. 

Y a casita con el deber cumplido. 

Estoy cumpliendo a rajatabla los entrenamientos que me ha puesto Jose, y es que...

Queda un mes para la media!

Ay hace cuatro meses os lo contaba sin mucha conviccion en que fuera a ser capaz, y aquí estamos, casi en la línea de salida.

Ya tenemos las camisetas oficiales, hay tres colores, una por cada distancia. 

Me ha tocado la roja, pero ya hemos tenido drama, porque resulta que las de chico son normales y las de chica, cortas, entalladas y sin mangas.

Como no me den la de chico les voy a poner una reclamación como un castillo.

La camiseta de la discordia

Ya no es que vaya a parecer una morcilla con la de chica y que no me gusta llevar nada sin mangas (que también) simplemente se trata de que las chicas también queremos ir cómodas! Y las habrá que vayan cómodas con la camiseta más ancha y con manga! Hombre ya!

No sigo porque me enciendo por momentos. Ya os contaré como acaba esto.

Con lo bonita que es la camiseta. Jo.


(Inciso: Lo siento por mis compis que hacen los 10k en vez de la media, porque ellos se mantienen en el color de moda xD)

El color de los maratonianos es el azul. 

Ya me estoy imaginando la salida ahí llena de colorines. Va a molar. Muuucho. 

(Si no me dan la cami de chico, me compro una roja y arreglao!)

Me despido ya, mañana más, y si sigue saliendo el sol, será mucho mejor.

No os olvidéis que hoy sale el libro de Alma! En él, aparte de su historia (cómo empezó a correr, sus problemillas y demás) encontrareis recetas sanas para runners y lo más importante, planes de entrenamiento guays de Agustín Rubio, de Running Company. Tres por uno!


martes, 24 de marzo de 2015

Un Runner mojado vale por dos

Se supone que la primavera ha llegado ya no?


Es que miras por la ventana y se ve de todo menos primavera.

Qué asquete, por Dior.

Ayer, a pesar de la lluvia, tuvimos entrenamiento de RC. 

Seis personas fuimos. De 50.

Bueno, 50 creo que no nos juntamos desde después de la San Silvestre. 

Justo, cuando dieron las zapatillas. Eran zapatillas mágicas, la gente las cogía y desaparecía.

En fin. Que por alli aparecimos seis, el pobre Jose no daba un duro por vernos, pero ahi estábamos. 

Yo misma tuve mis dudas eh? Veía llover y llover y llover...y pensaba en mi sofá y en una frase que colgó un amigo en facebook: 

"Qué maravilla de diluvio ventanas adentro y bajomanta"

Pues eso. Que estaba deseando llegar a mi casa, meterme bajo las mantas con una infusion calentita y una buena serie en la pantalla.

(Inciso: terminó Glee, y ahora qué veo? De momento voy a ver si cojo ritmo de una vez con Breaking Bad, y mi prima me ha recomendado Reign, porque les voy a odiar y voy a querer verlos morir, pero los vestidos y las canciones merecen la pena)

Pero no, nos quedan 31 días para la media, y un trote cochinero y mojado es mejor que nada. 



Y eso hicimos: un trote cochinero. Jose intentó que hiciéramos unos cambios de ritmo, pero no hubo manera, oye. Estábamos fundidas de ayer, a mi mensajera le dolían los gemelos, a mi la ingle, estábamos mojadas...pero bueno, nos vino bien para que nos explicaran cositas de correr por la lluvia: 

-no esquivar los charcos a menos que sean amagos de lago. Mejor pisar y mojarte que saltar y lesionarte.

- no ir encogido por la lluvia, tanto el cuerpo como la cara, relajarla de vez en cuando.

- asume que te vas a mojar y disfruta del fresquito del agua en la cara.

- cámbiate de ropa en cuanto acabes si no quieres ponerte malo.

Después del trote cochinero fuimos a la tienda a hacer ejercicios con pelotas de tenis, teníamos que pisarlas y masajear las plantas de los pies, fue un gustazo.


Como no tenía más ropa runner para cambiarme, me tuve que poner los vaqueros, estirar con ellos fue una experiencia. Hubo momentos que pensaba que se me iban a romper y me tenía que ir con las mallas mojadas.

Un día más que pasó, un entrenamiento menos y un día menos para la media, que ya se ve en el horizonte. 

Hoy descanso, mañana toca hacer series, el miércoles os cuento.






domingo, 22 de marzo de 2015

Bom-Bom-Bomberos!

Buenos días, odio los lunes.

Dicho esto, comenzamos.

34 días para la media maratón. 

Pero hoy toca hablar de bomberos.



No. De esos no.

Golosas.

Aunque bueno, algún culo mono si que hemos visto.

(me parece estar oyendo a mi amigo el mostoleño: "ya, el mío, no? "jeje)

Bueno, que me disperso.

Carrera de los Bomberos. Madrid. Puerta del Sol. Domingo, 22 de marzo, 9.30h. 

(Tengo que decir que el viernes el mostoleño y yo cumplimos con los deberes, 30 minutos de carrera suave, 4k hicimos con todo el viento en contra y lluvia, condiciones ideales)

El despertador sonó a las 6:16h. En serio, deberían hacer las carreras un poquito más tarde, o van a acabar conmigo. 

Al salir de casa lo primero que veo es una cigüeña. Eso siempre es buen augurio.

El mostoleño y yo cogimos el bus y pusimos rumbo a Sol.

A las 7:50h ya estábamos por allí, haciendo compañía a la gente de la organización de la carrera y a algunos afortunados desvergonzados que tenían pinta de no haberse ido aún a la cama. 

Ya os he dicho alguna vez que la velocidad del transporte público es inversamente proporcional a la prisa que lleves.

Ha sido la primera vez que he hecho mis cosas en un WC portátil limpio! 

A ver, estarían recién puestos, los he estrenado yo. Hasta papel había, oiga...

Total, que ahí estuvimos entretenidos viendo como ponían las vallas, hinchaban los globos de las liebres, etc. Hasta que llegaron mi mensajera favorita y otra compi estupenda con nombre de telenovela. Dejamos las mochilas en el ropero y nos fuimos a tomar  café. 

Un café solo, un vaso de agua y dos visitas al baño, y ya toca salir a intentar calentar un poco. 

En la salida nos encontramos con otra compañera, pero será visto y no visto porque es muy keniata ella :-) 

Se guardó un minuto de silencio, del que no nos enteramos, y salimos!

foto de www.republica.com

Empezamos subiendo Montera, que aunque es una cuesta ni nos enteramos, entre que había mucha gente y que nosotros íbamos calentando, hablando entre nosotros y tal, cuando nos quisimos dar cuenta estábamos enfilando Gran Vía, cuesta abajo. Genial.

Llegamos a Cibeles, saludamos a la diosa y giramos dirección Plaza de Castilla. Poco después empezó mi sufrimiento mortal.

Como siempre, los primeros kilómetros, los sufro. Pero es que aquí, después de los primeros kilómetros, venían los siguientes en cuesta. Mátame camión.

(Inciso: para poneros en situación os tengo que contar algo pelín escatológico. La explicación corta es que estoy en "esos días del mes". La explicación larga es que tengo SOP, y algunas veces me produce hemorragias muy muy fuertes, y el sábado estuve toooodo el día sin moverme del sofá porque no paraba. Peligró la carrera. Menos mal que la cosa amainó y pude correr)

Flojita como iba, y encima en cuesta, pues para qué más. Mi mensajera y mi amiga con nombre de Telenovela se habían escapado un pelín, y me quedé con mi mostoleño, que como está lesionado iba a mi ritmo (si no él se habría escapado porque tira más a keniata). Con él y gracias a él terminé la carrera. 

Tuve mis dudas en algunos momentos eh? No me veía muy capaz. 

Me asaba de calor, me quité la chaqueta y me la anudé a la cintura, me molestaba el dorsal porque lo llevaba mal sujeto y se me levantaba con el aire...

(Inciso 2: si con la carrera de Reyes aprendí que no hay que pararse hasta ver el cronómetro, en ésta he aprendido que el dorsal hay que llevarlo bien sujeto si no quieres que te de por culo problemas)

Poco a poco, temiendo que me alcanzara el coche escoba, seguí adelante. 



Tuve un rato bueno mientras pasábamos Castelar y Gregorio Marañón, pero la espera hasta que vi el Bernabéu se me hizo eterna. Y es que el Bernabéu era la señal de que la cuesta arriba se estaba acabando. 

Pero el Bernabéu llegó, tan enorme y precioso como siempre (si, soy madridista, jeje) y con él, la marca del kilómetro 5. La mitad de la carrera y 500 metros para hacer un cambio de sentido y tirar cuesta abajo. 

En el kilómetro 5 había agua, y dudé si cogerla o no. Al final la cogí más por practicar que por sed (aunque también tenía, pero me daba miedo hacerme pis!) y bebí tres sorbitos, me mojé las manos y un poco la cara porque iba asada de calor y la tiré. 

Y por fin! Llegó el cambio de sentido. Lo que me alegré de ver al señor que estaba controlando que diéramos la vuelta en el sitio correcto! 

(y se lo dije "qué ganas tenía de verle señor!" jajaja)

Me escapé un pelín de mi mostoleño, que enseguida me volvió a alcanzar, y aproveché para usarle de percha y despelotarme un poco, porque seguía asada de calor. Una vez libre de la manga larga, por fin empecé a sentirme un poco bien. Llegamos al kilómetro seis, y al siete, y todo iba genial. Iba fresquita, un poco más rápido. Me había librado del calvario.

Ja! 

Ya debería haber imaginado que no es posible librarse del calvario en cuaresma. Me tocaba sufrir un poco más. 

Por un lado, me empecé a empapar por el tema esos-días-del-mes que os contaba antes. Sensación incómoda no, lo siguiente. 

Por otro lado, tenía calambres en la tripa por el mismo motivo. 

Y para terminar de rematar, a mi gemelo izquierdo le pasaban cosas raras. Me daban como latigazos, como si fueran pequeñas descargas, y parecía que en esos momentos se me quedaba la pierna como muerta, como si no me respondiera. 

Me explico? Es que es complicado.

Quedaban dos kilómetros e iba para el arrastre. 

Menos mal que ahí estaba el mostoleño, animándome y haciéndome reir "el que llegue el último paga las cañas". 

Alcanzamos a mi mensajera, que iba ya un poco fundida (normal, qué carrerón se ha dado) y sacamos fuerzas de donde no las había, al ver a Colón señalándonos el final del camino. 

Y si, por fin, una hora y cuarto después de haber salido desde Sol, crucé el arco de meta. Ni esprintar pude apenas. No era persona. 

Felicidad. Qué sensación de victoria. Somos superhéroes! 

Agua, un plátano, estiramientos, recogida de mochila, el mostoleño pasa por el fisio, y rumbo al Nebraska de Goya, que me toca pagar los desayunos, he entrado la última del grupo, jeje.

He bajado dos minutos el tiempo de la San Silvestre, en una carrera mucho más complicada y encima estando flojita. Genial! 

Una vez en casa, no puedo dejar de pensar en la suerte que tengo con mis compis. En la San Silvestre, Supermán, en la carrera de reyes y en la de hoy, mi mostoleño, y la semana pasada mi mensajera, siempre he contado con un apoyo que me ha hecho seguir adelante y sacar fuerzas de donde no las tenía. 

Gracias Running Company por habernos juntado a este pedazo de grupo!  Qué pena me va a dar cuando se acabe! Echamos mucho de menos a los compis que no vinieron a la carrera! (culebrilla ponte buena!) 

Ahí estamos!


Ya me despido porque me pongo intensa, amigas. Mañana más, que hoy tenemos entrenamiento con RC, y os lo tengo que contar todo. Como siempre.

(Muchos saluditos a mis amigas lectoras al otro lado del charco: Argentina, México, Guatemala, Venezuela! Qué ilusión saber que me leeis desde tan lejos! Gracias!)



























viernes, 20 de marzo de 2015

Viernes pre-carrera (otra vez)

Viernes! 

Y encima ayer fiesta! Qué tal lo pasasteis? 

Yo muy bien. Comiendo con la familia, achuchando al papi y por la tarde de vinos con las amigas. 

Lo que mola no tener que currar un día entre semana.

El miércoles no os conté nada porque el martes básicamente no hice nada que tenía descanso.

Bueno, brindé por San Patricio con un coctel en muy buena compañía y le hice una visita a mi nutricionista, que me dijo que había perdido dos kilos de grasa y ganado uno de músculo. 

Poco a poco hacia el objetivo. 

El miércoles si que salí a correr, aprovechando la lluvia, y así me valía doble. 

Salí con la culebrilla, que es muy keniata ella, y no se como, corrí más rápido que nunca! 


A ver, esto no es exacto. La distancia fueron 4k, no 5, que el runtastic a veces se raya el pobre y no mide bien, pero si divides los 24 minutos entre los 4k, sale a 6min/k, que esta bien no, lo siguiente.

Bycheja on fire! 

Me decía mi amiga la mensajera: 

"El domingo vas a tener que llevarme atada con una cuerda para tirar de mi!"

Que vaaaa amiga! Que la carrera de los bomberos es cuesta arriba! Y yo a las cuestas sigo sin cogerlas el punto. 

Despues de los 4k hicimos cuestas (ains). 6x100 que al final fueron 5x100 y 1x200, porque teníamos que seguir corriendo hacia arriba y pensamos...a tope!



Casi necesito oxígeno al llegar. Qué horror. 

La culebrilla no, ella es etérea y liviana, como la burgue. 

(Que por cierto está en canarias, la muy sinvergüenza, qué envidia)

Después de las cuestas soltamos el cuerpini con otros 10-15 minutillos de carrera, estiramos y hala! A casa con el deber cumplido.

Hoy me tocan 30 minutos de carrera suave, saldré por el Bronx con Richar, otro compi Mostoleño, y a ver qué tal se nos da, que el pobre está lesionado y yo no me he levantado muy allá tampoco, me molesta la ingle. 

Que por qué me molesta? Pues porque ayer por la mañana estuve haciendo tareas propias de mi clase y condición recogiendo un poco en casa y estaba mojado el suelo de la cocina y me resbalé e hice un intento de espagat ese o como se llame bastante cutre y doloroso. 

Los peligros de las tareas del hogar, amigas, están por todos los rincones. Por eso yo en casa hago más bien poco :-P

El sábado toca descanso y el domingo los 10k de los Bom-bom-bomberos, el lunes vendré con la crónica detallada.

Y hoy voy a por el dorsal, que incluye un regalito, un chaleco de Mizuno.

Adivinais de que color es? 



Exacto, amarillo fosforito. 

Buen finde amigas!

martes, 17 de marzo de 2015

Descansar también es importante


41 días para la media maratón. 5 para repetir la experiencia de un 10k. 

(lo siento culebrilla, no te me agobies)

Hay que empezar a hacer caso a los expertos. Es decir, a Jose, nuestro entrenador de RC.

Que nos dice que descansemos? Pues descansamos. 

Aunque el Retiro me llame hoy a gritos: "veeeeen que estoy mullidito y circular, lleno de animalitos y árboles para que te entretengas mientras das un paseíto". 

Pues no. 

Os cuento esto por que nos echaron algo de bronca ayer ( a mi menos, porque no estaba lesionada, jeje) por la locura del domingo y encima haber ido a entrenar ayer. Y es que la culebrilla está con las rodillas chungas y mi compi mostoleño con los gemelos, la ingle y no se yo qué más. Y esto, nos dice Jose, nos puede pasar factura más adelante.

Ayer el entrenamiento dolió. Costó mucho tirar para delante, pero lo hicimos. 

Tocaba entrenamiento de fuerza, durillo. Después de calentar fuimos al bosque de los ausentes y empezó lo bueno. Se trataba de hacer un ejercicio de fuerza y, justo a continuación, sin dar tiempo al músculo a recuperar, salir corriendo rápido y dar una vuelta al bosquecillo. 

Así seis veces. Hicimos sentadillas, fondos, fondos de triceps...y al final, burpees!!! 



Malditos burpees!

Después nos quedamos un rato en la tienda (un rato hasta la 23:15h, ya si que estamos locos y además de verdad) mientras nos preparaban un plan de entrenamiento para estas semanas. 

A mi me toca descansar hoy, el jueves y el sábado. Mañana toca cuestas y el viernes 30 minutos de carrerita. 

Y el domingo el 10k, claro. 

Os dejo el temazo que tengo todo el día en la cabeza:

(cambiad pompero por bombero, xD)




Bueno, este tema es el que tengo en la cabeza, cuando me deja otra cancioncilla:

"Quítate el chip, ay que se quite el chip, ay que se quite el chip..."

(cantar con el ritmillo de "Quítate el top", del gran Paquirrín)

Se nos va. Del todo. 

Pero y lo divertido que es?

No me puedo despedir sin recomendaros dos crónicas de la maratón de Barcelona del domingo:


La de mi amigo Luis, de objetivo Nueva York

No os las perdáis!

Mañana más!