lunes, 28 de septiembre de 2015

El valor de 34 segundos


Me encanta Mr. Wonderful


Buenos días. Odio los lunes.

Dicho esto, comenzamos.

Estoy reventaíta. Necesito un finde para descansar del finde. O, como me decían esta mañana por Whatsapp, que los miércoles no se currara. Un día entremedias ahí qué bien sentaría! 

Tenemos que lanzar un Change.org de esos, semanas laborales de 4 días, findes de 3! 

Se me va, lo se. Pero a que molaría? 

El caso es que estoy cansadita pero, como siempre os digo, ha merecido la pena!  

El viernes iba a ir a correr y a bodypump, pero no pudo ser. Entre la falta de sueño, no poder comer durante casi todo el día por la prueba que me hicieron y el cansancio acumulado de la semana, cuando salí del médico estaba muy revuelta, así que me fui a casita a descansar. Mi mente necesitaba un poco de ejercicio, pero mi cuerpo se puso cabezón. A veces tendré que hacerle caso. 

El sábado me levanté prontito porque...tocaba bodycombat!!!!

Había quedado con mi compi marine Miriam, y para allá que fuimos, deseando probar la nueva coreo...

Y nos chafaron. No había nueva coreo. Por lo que se ve la semana de las presentaciones pueden hacer la antigua, así que esa hicimos. Para mi era nueva porque no la había hecho tampoco nunca, pero aún así, fue un poco decepción. 



En fin. Dimos la clase, sin más. Por lo menos me sirvió para moverme un poquito después de tantos días, que desde el ciclo del martes no había hecho nada. 

Después de la compra y la comida, el costillo y yo nos fuimos a Madrid a por el dorsal y la bolsa del corredor de la carrera del domingo, patrocinada por Bimbo, la Global Energy Race. Y no estaba mal, oye! 

Aparte de los dos tipos de pan que veis y la camiseta molona, había una bolsita de panchitos de esos tan riquérrimos que vienen con miel y sal, y un par de bolsas de una historia que se llaman Takis, que están asquerositos pero al costillo le encantan.

(Le encantan tanto que se zampó ayer cuatro bolsitas, las dos que me dieron a mi y otras dos que le dio un compi marine xD)



Después de recoger la bolsa teníamos pensado cenar en Madrid, pero como soy una despistada total nos tuvimos que volver a Móstoles. 

Mi selfie choni amarillo pollo!
Me había olvidado de coger las zapatillas de la taquilla del gimnasio!!! 

Para matarme. En fin.

Estuvimos cenando cerca de casa (pasta rica, mmm...) y nos fuimos prontito a la cama, porque el despertador sonó el domingo a las 6.30h.

En serio. Por qué tanto odio? 




A las ocho y cuarto ya estábamos mi compi marine Rober y yo dejando la mochila en el ropero.


Estrené el portadorsal que me regaló Diego el día
de los Beer Runners. Me costó hacerme a él pero
luego me resultó comodísimo!!!


Una vez libres de mochilas, nos fuimos a ver un poco el ambiente, al baño y al punto de encuentro donde habíamos quedado con Richar y la culebrilla.

El baño.

Ay, el baño.

Lección aprendida en esta carrera: si un baño está libre, es por algo. No hace falta curiosear. 



Y como dijo Forrest Gump, es todo lo que tengo que decir sobre esto.

Esta carrera ha sido genial porque tenía una compañía muy especial!

Mis amigas comentadoras!!!!!!!

Con Cris y Gemma!!!!

Cómo mola esto de internet. Te pones a escribir tus chorradas en la red, y de repente tienes dos nuevas amigas así de geniales! Así da gusto!

Tomamos posiciones, Rober se fue hacia delante, porque es muy keniata él,  y quería salir en la foto xD

Después llegó Richar (la culebrilla se rajó, pero la perdonamos porque tenía una razón de peso, te esperamos en la próxima!!) y por fin salimos!

Los primeros kilómetros iba concienciada. Sabía que era cuesta arriba, cogí mi ritmo e intenté no salirme de él. La verdad es que entre las ganas que tenía de volverme a enfrentar a un 10k, la compañía estupenda que llevaba y la buena temperatura que hacía, iba muy cómoda.

Sufriendo, porque yo siempre sufro en mayor o menor medida, pero cómoda.

Peeero.

Si, hay un pero. 

Llegó el kilómetro 5, el fin de la cuesta arriba. Llegó el avituallamiento, por fin, que iba muerta de sed. 

Así que bebí, y me lancé a la cuesta abajo como si quedara un kilómetro. Y pasó lo que tenía que pasar. Que en el km 7 estaba muertita, y además con flato. 

Iba emperrada en bajar la marca, y no pensé. Si el apretón lo llego a pegar en el 7 en vez de en el 5, probablemente hubiera aguantado el ritmo hasta el final. Pero en el 7 iba que me moría. 

Anyway, puse el modo "Chema Martínez", es decir, no pensar y correr. Un pie, otro, un pie, otro. Siempre animada por mis amigas comentadoras, que hicieron conmigo todo el recorrido pese a ser mucho más rápidas que yo. 

Richar se escapó en el 6, pero me esperó en el 9 para entrar a meta conmigo. 

Y menos mal, porque yo en el 9 no podía más. En serio. Estaba mareada! Se me iba a salir el corazón! Y pensaba en cómo había sido tan inconsciente. No había aprendido nada en la Liberty? 

Aún con mi cabeza hecha polvo, Richar tiró y tiró hasta que consiguió que diera un amago de sprint los últimos metros.

Y entré en meta con un tiempo de 1h13'09". 34 segundos menos que mi paso por el 10k de la media maratón. 

Dos minutos menos que mi último 10k (si no contamos la Liberty) que fue la carrera de los bomberos, con un recorrido prácticamente idéntico. 

Felicidad extrema. 

(cuando se me pasó el mareo mortal, claro xD)

Aquí un vídeo que nos hizo Rober, casi en meta, intentando sonreir pese a ir muerta matá! (que terminó en 42 minutos, ya os dije que era un keniata, aparte de marine! Ah! ytambién hizo MMP!!)



video


Y aquí la captura del abrazo en meta, hecha polvo pero feliz y emocionada de tener tanta buena gente a mi lado:

Qué haría yo sin mi coach!!!!!

Una vez olvidado el sufrimiento, sólo queda la felicidad de haber vuelto a hacer un 10k en condiciones, con buenísima gente alrededor, siempre animándome, siempre esperándome, siempre creyendo en mi más que yo misma.

Y encima con MMP. 

Aunque sólo sean 34 segundos. Es señal de que vamos siempre hacia arriba. Que lo que hacemos, lo que nos matamos entrenando sirve de algo. Vamos mejorando poco a poco

No lo habría conseguido sin ellos!

Ah, tengo que decir que la organización de la carrera estuvo muy bien, el avituallamiento y todo, para repetir!

Volvimos al Bronx, rumbo a desayunar y al spa del gym, un buen premio al madrugón y al esfuerzo!

Marines!

El resto del día ya no fui capaz de hacer nada de provecho, como seguro os habríais imaginado ya.

Hoy toca volver a empezar, toca Club del Corredor y voy a intentar volver (por fin) a Funcional. Mañana os contaré si sobrevivo xD

No me puedo ir sin dar ánimos a mi Burgue, que está pasándolo mal por una encía malvada. Mucho ánimo mi niña, ponte buena pronto que te echo de menos! 

Muuuuuuuak!

Flor.




















4 comentarios:

  1. Muchisimas gracias mi Silvestre!!! estoy jodida, pero espero que hoy se solucione todo. ¡¡Tengo mono de gim y hasta de correr!! y...¡a tope con la carrera del Domingo, aunque yo no llevo ninguna preparación!
    Yo también te echo mucho de menos, snif snif snif!!
    Burgue

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Verás que si, hoy te lo solucionan seguro! Y mañana al gym, y el domingo los 7k a topeeeeee! Muuuuak

      Eliminar
  2. ahí dándolo todo como diría Briatore "Bravo Flor, bravo, bravíssimo...sei un número uno"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Fer! Bravo tú! que lo das todo siempre, con lo que sufrimos en el funcional eh? jeje..muuuak!

      Eliminar