domingo, 31 de enero de 2016

Dos semanas...y la media de Getafe!

Buenos días. Odio los lunes.

Dicho esto, comenzamos.

Por donde empiezo? Ah, si, como viene siendo costumbre últimamente, tengo que justificaros mi ausencia.

Mi último post fue hace dos semanas ya, que se me han pasado volando, por diferentes motivos. Bueno, os cuento un poco mi vida estos días (si no os interesa iros al final directamente para la crónica de la media de Getafe, jejeje) y así os pongo al día:

El lunes 18 mi plan era el de todos los lunes, ir a currar, al gimnasio...encima venía Higuero a darnos una clase guay de la muerte, todo pintaba bien.

Y entonces apareció él.

El amor a primera vista existe y lo viví por primera vez el 18 de enero.  

Ya sabía que le iba a querer, desde que le oí el corazón en una ecografía.

O a lo mejor desde que mi hermano me dijo que iba a ser padre. 

Supuestamente era el Blue Monday, pero desde las 16.03h, cuando vi su carita (bendito Whatsapp) ese lunes gris se convirtió en el Happiest Monday Ever. 

Ha venido a poner nuestro mundo del revés, a llenarnos con esos ojazos, esa boca y esas piernecitas tan largas. 

(y es un futuro runner, ya os voy avisando xD)

Vamos, que me convertí por fin en tía molona. Y al salir de currar, me fui directa al hospital a conocer a mi sobrino Fabio :-) Pero me dio tiempo llegar a las 9 a funcional eh? me costo la vida, pero bueno, esa media horita de entrenamiento que pude rascar...bien está. Bastante con el día intenso que tuve.

El martes y el jueves también se redujo a babear con mi sobrino, como os podéis imaginar!

El miércoles me escapé a correr, pero no fui capaz de quedarme a funcional. Necesitaba descansar un poco, dormir y esas cosas que a veces se me olvidan jeje.


El viernes si, me escapé a bodypump, yeah!!!!!

El antes y el después!

PEDAZO DE CLASE! más de la mitad éramos marines, Alex, la profe, es una crack como monitora y como persona, y todos teníamos cuerpo de viernes!


Clases como ésta es por lo que vengo al gimnasio. Entrenar no está reñido con reírte, disfrutar de tus amigos y del buen rollo.


Cañas marines, y casa pronto, que el sábado tocaba tirada larga. Ja! estaréis pensando:

"eso llevas diciendo desde navidades y no has salido, tía vaga!"

Toda la razón. Pero al final lo conseguí.

Trote tortuguero, tortuguero. Pero bueno, fui capaz de salir y correr un par de horas. Hay que quedarse con lo bueno.

Y me pillaron los paparazzi! xD cuando yo salía, una compi, Ana, volvía, y me grabó!

 (si me seguís en Facebook ya lo habréis visto, jeje)

video


El sábado por la tarde volví a achuchar al sobri, y por la noche tuvimos super cumple, amigas mosqueperras juntas de nuevo, qué bien sienta! El domingo fue más tranquilo, con los tuppers y esas cosas por la mañana, y la tarde por el centro de Madrid, con un buen amigo: exposición, cerveza artesana, sushi y risas. Buen broche para una semana intensa.

Y volvió a ser lunes.

Y operaron a mi madre, nada grave, ya está en casita divinamente, pero se tiró hasta el miércoles en el hospital, yo no trabajé ni lunes ni martes, así que cuando volví tenía una pila de curro de morir ahogada. Total, que no pisé el gimnasio en toda la semana.

Ni salí a correr, obvio.

El viernes, cuando dieron las tres de la tarde, salí de la oficina con sensación de liberación. Por fin. La tarde-noche prometía, y cumplió (con creces). Cañas, The Rocky Horror Picture Show, copas y demás. En la mejor compañía.


Una manera perfecta de empezar el fin de semana.

Se me fue un poco de las manos, lo reconozco. Tan dura había sido la semana que cuando me vi por fin relajada y con la copa en la mano, me olvidé de la media maratón del domingo. Y de todo.

El sábado lo dediqué a hacer compra, recoger el dorsal para la media (ay!) y poco más. Había que descansar! O intentarlo!

David y yo felices con nuestros dorsales

Y llegó el domingo. Y con él, la media maratón. Y mi selfie choni, por supuesto.


Me levanté temprano, animadilla, desayuné bien, cogí mis protes, mi preentreno, el spibelt y todo el rollo y puse rumbo a Getafe. 

Sin mi coach, Richar, que me dejó tirada a última hora. Petardo. 

(es broma, el pobre lleva sin correr desde la San Silvestre, no era plan de meterle 21k así de sopetón)

Hacía una mañana genial para correr. Fresco, pero soleado. El ambiente prometía y me sentía bien. Me creí capaz de conseguirlo. 

Hasta el kilómetro 8. 

Los primeros 8 kilómetros fui divinamente, con un ritmo por debajo de 7min/k, que para mi está muy bien, pero al cruzar el ocho me dio un bajón mortal y no podía moverme. 

Cuando llegué al 9 y vi que había tardado casi 8 minutos en recorrer ese kilómetro, supe que mi carrera había terminado. Llegué al avituallamiento, que estaba un poco antes del 10, renqueante, y en cuanto mi gps pitó el kilómetro, me eché a un lado y me paré.

Detrás tenía a los de Protección Civil. 

Iba la última, amigas!!!!!

Qué fuerrrrrte!

Tampoco os creáis que tardé tanto eh? Hice los 10k en 1h06', lo que pasa es que la media de Getafe es muy llanita y va mucha gente a hacer marca. 

Total, que me pasaron los de Protección Civil, me preguntaron si estaba bien, les dije que si, y tiré andando hasta el kilómetro 11, donde me esperaba mi compi marine Jesús, supuestamente para recorrer los últimos 10k conmigo. Le libré del esfuerzo y nos fuimos a ver tranquilamente cómo llegaban los compis que si terminaron la carrera, es decir, todos los demás xD

Muy orgullosa de todos mis marines, hicieron muy buen papel en la carrera, hasta David, que el pobre iba a hacer 1h24' y una mala gripe que le tuvo KO toda la semana hizo que tardara dos horas. Pero la acabó! Sufriendo desde el kilómetro 5, pobre...

No te preocupes petardillo, ya habrá carreras mejores para desquitarte ;-)

Peeero, aunque todos hicieron buen papel yo quiero destacar a alguien:



Ahí está, corriendo con una sonrisa en la cara. Lydia. Su primera media maratón, y la ha completado en menos de dos horas. Un carrerón, menudo estreno! 

ENHORABUENAAAAAA! Eres grande, niña!

Después de la carrera volvimos al Bronx, a unas cañas marines, que es lo que tocaba. 

Que nos gusta una foto a los marines...
(si, Jesús y yo vamos con la misma camiseta, no fue aposta, lo juro xD)

El resto lo ocupé en las tareas propias del Día del Señor: comida familiar, tuppers, lavadoras...

Y vuelve a ser lunes.

Y febrero, además.

Hoy a correr, no hay excusas. 

Menudo toooooocho me ha quedado amigas. Bueno, es que después de dos semanas, había tela para cortar eh? Si habéis llegado hasta aquí, gracias mil! 

Mañana más, si el club del corredor y el funcional me dejan moverme después de una semana de zanganeo. 

Muuuuuak!

Flor.










No hay comentarios:

Publicar un comentario